FIRMA DIGITAL - Di adiós a firmar a mano | Ahorra tiempo y dinero

FIRMA DIGITAL – Di adiós a firmar a mano

 
Llevo años escuchando que la firma digital llegaría y sería la gran solución a todas las trabas burocráticas que supone formalizar un acuerdo. Pues bien, ese momento ha llegado y estoy muy orgulloso de compartir con todos vosotros el lanzamiento de la firma digital con Bigle Legal. Hasta ahora cuando hemos tenido que afrontar la firma de un contrato estábamos habituados a tener que desplazarnos para encontrarnos con el resto de firmantes, y todo para sencillamente echar una firmita. Pues bien, ya puedes olvidarte de todo este proceso costoso y logísticamente complicado, y a partir de ahora podrás firmar desde tu ordenador, tableta o móvil, sin importar que estés de vacaciones con la familia o de viaje de negocios en la otra punta del mundo.

¿Verdad que no parece muy sensato que en pleno siglo XXI  debamos desplazarnos simplemente para dejar constancia de nuestro consentimiento a un contrato? Internet y los medios digitales nos permiten a las empresas que desarrollamos tecnología legal (también conocidas como empresas de legaltech) convertir algo que antes era costoso y tomaba mucho tiempo como firmar contratos entre partes situadas en distintos puntos de la geografía, a ser una gestión que se puede hacer en unos clics, a una fracción del coste y con mayor seguridad, al quedar todo el proceso registrado en evidencias digitales. Y para esto precisamente surge la firma digital. La firma digital pone al alcance de tu dedo la posibilidad de firmar contratos con plena validez legal. En este post te enseñaré cómo funciona la firma digital y todas las ventajas y ahorros que supone su uso. ¡Quédate conmigo y apréndelo todo sobre la firma digital!
 

1.- ¿Qué es la firma digital?

 
Como hemos dicho, no parece lógico que sigamos teniendo que transportarnos o enviar sobres arriba y abajo para firmar contratos cuando hoy en día podemos hacer la compra por internet o activar la calefacción de casa desde el móvil. Sobre todo, si somos autónomos o tenemos una empresa, ya que el volumen de contratos que debes firmar se incrementa exponencialmente, y se suman los costes de desplazamiento, impresión y archivo. Si se da en nosotros estas condiciones veremos realmente las ventajas relativas a la firma digital. No obstante, también las verás si eres un particular y no quieres estar todo el día pendiente de cuando llega el correo o pendiente de coordinar agendas con otros firmantes para firmar un sencillo contrato. La firma digital te permite ahorrar este tiempo tan valioso y los costes del desplazamiento y archivo.

Pero, ¿qué es una firma digital? Una firma digital (también conocida firma electrónica) es un mecanismo de criptografía que permite dejar constancia del (1) consentimiento por parte de las personas firmantes, y de (2) un determinado contenido, es decir el contrato. Con un documento firmado digitalmente te aseguras que el contenido no se vea alterado desde que fue firmado por las partes, y además dispones de una mayor cantidad de pruebas de que las partes prestaron su consentimiento. La hora a la que firmó cada uno, la IP, la geolocalización si la tienen activada en el móvil, el dispositivo utilizado, e incluso un análisis biométrico de la velocidad y presión ejercida durante el momento de firmar que es único de cada firmante y que sirve para que un perito caligráfico pueda certificar inequívocamente quien firmó.

Piensa que los contratos firmados en papel, sólo guardan una rúbrica de alguien, pero ésta podría ser fácilmente falsificada y el contenido del contrato alterado. De hecho, durante años, he visto muchos abogados que cuando se firman contratos en que sólo se ha impreso en una cara del papel, tachan la cara del papel que está en blanco, para evitar que alguien no imprima allí contenido adicional, sobre el que la otra parte no hubiera prestado el consentimiento. Ahora, con la firma digital, esto ya no es necesario. El contenido del contrato está sellado dentro de un PDF.
En resumen, la firma digital lo que permite es disponer de una garantía de seguridad al saber que la integridad permanece intacta y que todas las evidencias del proceso quedan registradas.

Con la firma digital podrás enviar y firmar contratos de una manera sencilla desde cualquier dispositivo, y no tendrás que meterte en líos de aplicaciones ni instalar programas en tu ordenador. Ante todo, lo que busca la firma digital es que no pierdas ese tiempo tan valioso en meros trámites y formalismos.

Además, de esta forma podrás automatizar tu vida legal y no tendrás que preocuparte por nada, ya que firmar digitalmente con Bigle Legal es más seguro que la firma tradicional.

De esta manera, podrás olvidarte del papel y de todos los inconvenientes que plantea, como, por ejemplo, el hecho de que se traspapele ese contrato tan importante. Todos los contratos firmados digitalmente se guardan automáticamente en la nube, así que los puedes recuperar desde donde quieras.

La firma digital es uno de los elementos claves del legaltech, el cual nace para hacer más sencilla la vida de autónomos y empresarios que no pueden perder tiempo con el papeleo legal. Por ello, como hemos señalado con la firma digital ganarás en seguridad, ganarás tiempo y reducirás costes.

La firma digital se encuentra regulada a nivel comunitario por el Reglamento (UE) nº 910/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de julio de 2014, y en España por la Ley 59/2003, de 19 de diciembre, de Firma Electrónica. Por lo tanto, no es que estés empleando un método desconocido para los legisladores sino que estarías formando parte del que se va a convertir en el estándar de los próximos años.

La firma digital, por tanto, te permitirá estar a la vanguardia.
 

2.- FIRMA DIGITAL ¿Por qué debes firmar digitalmente?

 
Ahorro de tiempo

Hay varios motivos que justifican firmar digitalmente, pero el principal argumento es el ahorro de tiempo. Ya no tendrás que desplazarte nunca más para firmar un documento legal. Por ejemplo, si tienes que alquilar un trastero a distancia, ya no es necesario tener que quedar arrendador y arrendatario para echar la firma, sino que desde tu propia oficina podrás hacerlo en unos clics.

En el fondo, sorprende que haya tardado tanto en implantarse la firma digital. Supone exactamente la misma revolución que la que fue el correo electrónico. Es decir, ya no hay que esperar la carta, sino que llega al instante. Lo mismo sucede con la firma electrónica, es instantánea.

Ahorro de costes

Otra gran ventaja es el ahorro de costes. Imagina el espacio de almacenamiento que ocuparán todos los contratos que firmarás en tu vida personal o empresarial. Si los firmas todos en papel terminarás con una habitación llena de papeles y con muchos menos árboles en el bosque.

Reducción del riesgo de pérdida de los contratos

Y a la incomodidad y coste que supone almacenar papel, hay que sumar el riesgo de que se te pierdan los contratos o se destruyan debido a un accidente (fuga de agua, incendio, etc.). Con la firma digital no solo te ahorra dinero en archivo, sino que se reduce drásticamente el riesgo de extravío de los documentos legales.

Todo ello se traduce en una mayor comodidad, ya que podrás tener todos tus documentos y contratos firmados en un mismo sitio y con la seguridad de que estos nunca se pierdan.

Aceleración del ciclo de ventas de la empresa

La firma digital no solo te dará ventajas como firmante, sino que el ciclo de ventas de la empresa se reducirá radicalmente al ponérselo más fácil a tus clientes firmar los contrato. ¡Olvídate ya de la firma manuscrita!
 

3.- ¿Cómo firmar digitalmente desde Bigle Legal?

 
Firmar con Bigle Legal es muy sencillo, tan sólo tienes que seguir los próximos pasos.

  1. Entra en la plataforma de Bigle Legal aquí.
  2. Navega a la sección de Firmar documento que encontrarás en la barra de la izquierda.
  3. Sube el documento a firmar.
  4. Pon los nombres y emails de las personas que van a firmar.
  5. Selecciona en qué página y en qué lugar quieres que firme cada parte.
  6. Escribe el nombre con el que quieres recordar el documento una vez firmado, y ¡listo!

Como ves, el procedimiento es extremadamente sencillo y no requiere ningún conocimiento avanzado en informática.

La firma digital ha llegado para quedarse y cuanto antes te pases al cambio mejor para tu agenda y para tu bolsillo. 😉

Espero que te haya parecido útil el post y que pruebes la firma digital de Bigle Legal. Si lo haces, me gustaría mucho conocer tus impresiones. Así que te animo a que dejes un comentario más abajo.

¡Que tengas un día muy legal!

ceo abogado Alejandro Esteve

Alejandro Esteve de Miguel Anglada
Abogado y Cofundador de Bigle Legal
Linkedin